(55) 3480-9602 ventas@en-red.mx

Aunque en el campo laboral de la ciberseguridad los hombres siguen siendo la gran mayoría, el número de mujeres laborando en esta área se ha incrementado en los últimos años, buscando más y mejores sueldos, así como posiciones de liderazgo.

 De acuerdo al “Reporte de Mujeres en Ciberseguridad de 2019” de la firma (ISC)2,  las mujeres que trabajan en ciberseguridad actualmente equivalen a una cuarta parte (24%) de la fuerza laboral general.

Cuestión generacional

Uno de los aspectos más importantes revelados en el estudio, fue que la nueva generación de profesionales de ciberseguridad cuenta con una mayor tasa de mujeres. Dentro de los Millenials encuestados, el 45% fueron mujeres y 33% hombres. En contraste, las mujeres representaban sólo el 25% contra un 44% de hombres en la Generación X.

Preparación

Una de las principales razones por las que las mujeres se están posicionando cada vez más en el campo de la ciberseguridad, se debe a que a diferencia de sus colegas masculinos, las mujeres están buscando  mayores niveles de educación y certificaciones. En el estudio se demostró que 52% de las mujeres cuentan con un título de posgrado a diferencia del 44% de los hombres.

Al poner más énfasis en la educación y las certificaciónes, las mujeres que trabajan en ciberseguridad pueden estar forjando un camino hacia el avance profesional y ganando las calificaciones para ocupar roles de liderazgo. Con este liderazgo viene mayor responsabilidad y credibilidad entre pares, así como un aumento en el salario.

Puestos de liderazgo

A pesar de representar una minoría a nivel general, lo cierto es que las mujeres han sabido posicionarse  mejor que los hombres en puestos de liderazgo en el campo de la ciberseguridad. En su encuesta, (ISC)2 encontró que el puesto de CTO era ocupado por mujeres en un 7% versus el 2%  por  hombres. A su vez, 9% de las mujeres eran Vicepresidentas de TI frente al 5% de los hombres. En lo que al puesto de Director de TI se refiere, 18% era ocupado por mujeres y sólo un 14% por hombres. De igual forma, 28% de las mujeres eran ejecutivas de nivel gerencial  y 19% eran hombres.

Estas cifras representan un cambio muy importante para el negocio de la ciberseguridad, en palabras de David Shearer, CEO de (ISC)2:

“Las mujeres en puestos de alto nivel fomentarán una mayor inclusión e inspirarán a las mujeres jóvenes a unirse a la industria. Ciertamente hay muchas oportunidades atractivas para quienes buscan inspirar un mundo cibernético seguro y protegido. La diversidad solo nos hace más fuertes”.

Toque femenino

Además de inspirar a la nueva generación de mujeres, varios estudios han revelado que las mujeres aportan una mayor diversidad de habilidades. De acuerdo al estudio “The CISO Ascends From Technologist To Strategic Business Enabler” de Fortinet las mujeres poseen en un 52.5% más habilidades sociales que los hombres.  Estas habilidades han demostrado ser un diferenciador clave para las empresas líderes del sector.

Por si fuera poco, la diversidad en el ambiente laboral también es sumamente valorada por las empresas. El estudio de Fortinet “Exploring the Benefits of Gender Diversity in Cybersecurity” confirma que los equipos con diversidad de género toman mejores decisiones el 73% de las veces a comparación del 53% de las veces en equipos meramente masculinos.

Gracias a estos resultados, las empresas más innovadoras están implementando una cultura de diversidad en la que se integren cada vez más profesionales mujeres, que con sus capacidad y experiencia puedan aportar equilibrio a los equipos de trabajo.

En el ámbito de la ciberseguridad, la inclusión de mujeres no sólo ha ayudado a crear equipos mucho más homogéneos y con mejores habilidades, sino que ha inspirado a más jóvenes mujeres  a hacer una carrera en la industria de la ciberseguridad.

Salarios y género

Desafortunadamente, al día de hoy las mujeres todavía se enfrentan a una enorme brecha salarial en el campo de la ciberseguridad.

En el “Reporte de Mujeres en Ciberseguridad de 2019” las mujeres que ocupan puestos gerenciales ganan cerca de US $5,000 menos que su contraparte masculina. Además se reporto que en 2018 el salario del 17% de las mujeres se encontraba entre US $50,000 y $99,999, 12 punto porcentuales por debajo que el de los hombres (29%).

Esta brecha salarial ha obligado a las mujeres a perseguir más títulos y certificaciones que los hombres, para poder obtener mejores puestos y más altos salarios. De ahí que el estudio “Cybersecurity Workforce Study” afirme que las mujeres valoren en un 28% más que el 20% de los hombres los títulos universitarios en ciberseguridad y temas relacionados.

Afortunadamente, las mujeres se encuentran luchando contra esta disparidad salarial, esfuerzo que ha comenzado a dar frutos. ISC ha descubierto que las mujeres en ciberseguridad ocupan proporcionalmente, más roles de liderazgo que los hombres y se encuentran más arriba en la jerarquía corporativa. E 11% de las mujeres reportan al Vice Presidente de TI y sólo el 6% de los hombres ejercen esta misma función. Además,  el 19% de las mujeres reporta al Director de Seguridad de TI vs 14% de hombres.

Desafíos en ciberseguridad

Tanto hombres como mujeres se enfrentan a múltiples desafíos en su trabajo diario. El mayor de ellos, la falta de compromiso de la alta dirección a la crítica labor de la seguridad cibernética. Aunque el informe “World Economic Forum” de este año clasificó a los ataques de ciberseguridad como el quinto riesgo más alto en el mundo de los negocios a nivel mundial y el número uno en Norte América; algunas empresas siguen sin darle la importancia adecuada a este tema.

Las mujeres encuestadas para el “Cybersecurity Workforce Study” mencionaron como sus principales desafíos la baja conciencia de seguridad entre los usuarios finales (19%), insuficiente disponibilidad de profesionales de ciberseguridad (17%), financiación inadecuada (16%) y falta de apoyo o conciencia de la gerencia (14%).

Si no se aborda, cualquiera de estos desafíos pueden debilitar las defensas de una organización, haciendo más difícil la protección de datos y usuarios.

Conclusión

Conforme el sexo femenino empieza a triunfar en esta profesión, no sólo nuevas generaciones de mujeres buscarán hacer carrera en ciberseguridad; sino que se logrará crear una fuerza laboral más diversa, y como resultado más innovadora y mejor capacitada para resolver problemas y ayudar a abordar la brecha de habilidades de seguridad cibernética. Esto llenaría una necesidad aguda ya que la escasez de habilidades en ciberseguridad ha alcanzó casi 3 millones en todo el mundo.

Con el fin de crear equipos fuertes y con personal adecuado, los empleadores, y la profesión de ciberseguridad en su conjunto, deben hacer de la ciberseguridad un carrera gratificante y acogedora para hombres y mujeres. Comprender los desafíos a los que esta profesión se enfrenta, es un primer paso crítico para lograr ese objetivo y en última instancia, abordar la brecha laboral en el campo de la ciberseguridad.