(55) 3480-9602 ventas@en-red.mx

Sin lugar a dudas, esta pandemia nos ha demostrado que el futuro de los negocios exige una mejor conectividad y redes corporativas más poderosas que nos ayuden a soportar el modelo de trabajo remoto. Este modelo no será provisional en lo que termina la pandemia, se convertirá en una nueva realidad para  negocios de todo el mundo.

A este respecto, Latinoamérica al ser una de las regiones más afectadas por el coronavirus, pudo darse cuenta de las grandes problemáticas y deficiencias tecnológicas con las que contaba. Las empresas latinoamericanas no se encontraban listas para asumir el modelo de trabajo remoto cuando inició la pandemia el año pasado. Además, sus empleados tampoco contaban con redes en sus hogares para satisfacer las exigencias de conectividad que requerían. Un año más tarde, todavía hay miles de trabajadores que no cuentan con la tecnología necesaria para desarrollar su trabajo de manera remota.

Mejorando las redes del futuro

Los proveedores de redes y servicios tecnológicos tienen una gran labor por delante.  Todos sus esfuerzos deben enfocarse en mejorar implementaciones y servicios que se seguirán utilizando mucho tiempo después del término de la pandemia.

La mayoría de las compañías se seguirán enfocando en la  adopción de redes remotas para garantizar que sus empleados puedan continuar con sus labores desde casa. Otras tantas realizarán ajustes a sus instalaciones para crear un entorno de trabajo con distanciamiento social. En esta modalidad los empleados se turnarán días para ir a la oficina y otros tantos trabajaran desde sus hogares. Sin importar la modalidad que adopte cada compañía, las  redes que conectan a los empleados remotos serán más importantes que nunca.

Los negocios también necesitarán equiparse con conexiones VPN seguras y tecnologías para el control de acceso que incluyan cámaras térmicas que puedan verificar continuamente la temperatura de los empleados dentro de las oficinas.

También se han mencionado a este respecto la implementación de otros sistemas que puedan calcular la cantidad de personas aglomeradas en un mismo espacio  que incluyen cámaras de seguridad IP, luces LED y señalización digital 4K.

Redes con anchos de banda mayores

Poco a poco empiezan a fusionarse las tecnologías de la información (TI) y la tecnología operativa (TO). Más dispositivos de seguridad manejados por TO requerirán conectarse las redes empresariales y ocuparán cada vez más ancho de banda operado por TI. Una convergencia de los equipos de TI y TO es inminente. La gestión de la red se unificará en el futuro cercano.

La red sufrirá una evolución generalizada debido a la demanda de un ancho de banda que sea capaz de soportar nuevas tecnologías. Los dispositivos al borde cobrarán gran relevancia pues ayudarán a actualizar la infraestructura del back-end. Nuevos switches  y cableado de fibra óptica que admita mayores velocidades de datos, son algunas de las soluciones.

Conclusión

A raíz de esta pandemia por covid-19 las redes corporativas se volverán más complejas que antes. Se realizará una enorme  inversión en nuevas implementaciones tecnológicas y se incorporarán redes inalámbricas móviles , Wi-Fi, CBRS, acceso inalámbrico fijo así como redes LTE.

El futuro cercano nos depara redes más poderosas y flexibles que podrán ser capaces de afrontar la nueva normalidad del trabajo remoto. Una evolución forzada en gran medida por la llegada del coronavirus, nos permitirá acercarnos más rápido a redes superpoderosas  capaces de sostener nuevas formas de comunicación  y trabajo.